Junio 25, 2018

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

¡Cuántos árabes! (I) Destacado

No siempre la percepción que uno tiene de las cosas se corresponde con  la realidad que vive.  La percepción es la acción o consecuencia  de percibir y nos permite  procesar e interpretar la información que nos llega desde el exterior, valiéndose de los sentidos, de nuestros sentidos. Y cuando hablo de los sentidos, lo hago,  estrictamente, de ver, oír, oler, degustar  y tocar.

   

Y ahí es cuando las cosas empiezan a no cuadrar. Según el último estudio de Ipsos Mori  la percepción actual que tiene la población europea autóctona  sobre la presencia de población árabe  es muy superior a la realidad numérica.  Los datos son alarmantes. Por ejemplo, en España, la presencia de población árabe supone alrededor del 2 % del total de personas inmigradas. Y la percepción es del 16 %. En Europa la cosa es aún peor. En Italia, con un  4 % de población árabe, la percepción crece hasta el 20 %. En Francia, con un 8 %, la percepción está en el 31 %. Y así en  todos los países demográficamente más grandes del continente.

¿Y por qué pasa eso? ¿Por qué la percepción está tan deformada? ¿Es que no vemos, oímos, olemos, degustamos y tocamos la realidad?

   

Seguramente parte de la explicación tiene  que ver con que la mayoría de personas árabes están concentradas en zonas urbanas, lo que las vuelve más visibles.  Pero lo que es fundamental  es el papel de los medios de comunicación en la percepción que los locales tienen de las personas árabes. La población local tiende a relacionar conflictos extranjeros vinculados a fenómenos migratorios (como consecuencia de guerras, de  hambrunas o de terrorismo por poner algunos ejemplos) con un aumento de la presencia de personas árabes  en sus propios países, y eso, aunque los números demuestren que no es así, se percibe así. 

Si no vemos, ni oímos, ni olemos, ni degustamos ni tocamos la realidad, tendremos que fiarnos menos de lo que nos cuentan los medios.

 

  

Valora este artículo
(2 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios
© InfoTalQual.com - Derechos Reservados