Junio 25, 2018

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Capítulo 1: ¿Qué es el Estado Islámico? Destacado

By Rachid El Younoussi   Noviembre 14, 2015

Definir el Estado Islámico como una organización terrorista es simplificar el fenómeno y, en lugar de ayudar a entender lo que está pasando en la zona, genera más confusión) Una cuestión planteada en varias ocasiones y una pregunta que la he encontrado en mi camino día a día. Las tertulias o conferencias de grandes medios de comunicación no fueron capaces de captar la esencia de esa extraña criatura, que parece moderna en su propaganda y muy vieja en su pensamiento y sus tácticas de poder.

Además, cualquier intento de entender el fenómeno solo a partir de un punto de vista determinado (ideológico, organizativo, social, étnico...) nos distancia en captar las claves del florecimiento del Estado Islámico y entender lo que sucede en el Medio Oriente. De hecho, hay percepciones y conceptos mezclados y contradictorios sobre DAASH (las siglas en árabe de Estado Islámico) que reflejan la complejidad de la situación en esa zona de oriente y, sin enfoque sobre lo que está pasando en Siria, Irak y los países vecinos, no podemos descubrir las claves del Estado Islámico. Es un monstruo misterioso que se escurre en las manos como un pescado en aguas fanáticas. Genios de la propaganda, terroristas peligrosos. Administradores eficientes y asesinos crueles. Insurgentes, en definitiva, de probada capacidad militar. El Estado Islámico es un fenómeno con tantas dimensiones que admite múltiples calificativos e interpretaciones, dependiendo de a qué aspecto le preste uno atención. Para Occidente es un grupo ideológico terrorista que se caracteriza por la extrema radicalización. En Siria, la oposición revolucionaria le ve como una rama de los servicios secretos de Irán, mientras que el régimen del dictador Al Asaad considera al Estado Islámico como un espejo que refleja el terrorismo como estructura dentro de los pueblos árabes sunitas como los países del golfo , para Egipto, Jordania, Túnez y Marruecos es lo peor que ha salido de Al Qaeda y amenaza su estabilidad; mientras los kurdos y las minorías étnicas y religiosas ven en el Estado Islámico su desaparición. Primero, antes de empezar, tenemos que cuestionar un poco lo que entendemos por una organización terrorista, lo que imaginamos cuando pasa por nuestras mentes este concepto. De hecho, todavía se habla en los medios de comunicación del Estado Islámico como una organización, cuando en realidad se trata de un Estado real, que tiene fronteras con Turquía, Irak, Siria, Jordania y Líbano, y tiene una incubadora social muy importante y una economía de guerra que está aguantado muchos frentes abiertos. DAASH controla la ciudad de Sirte en Libia y sigue avanzando en otras áreas, controlando Anbar, Ramadi, Mosul y cerca de un cuarto de la superficie de Irak. También controla la frontera con Turquía y Deir al-Zour, y ha conquistado aproximadamente la mitad del territorio de Siria.

DAASH sigue luchando contra el ejército libre y batallones de la oposición islámica, además de luchar contra las fuerzas del tirano Assad y sus aliados (grupos sectarios apoyados por Irán) y contra las fuerzas de aviación rusa. También está en plena batalla en Libia, y se enfrentan también contra el ejército egipcio en el desierto del Sinaí, a fin de mantener y ampliar el control geopolítico del territorio. Lo que suele llamarse como organización, está en un permanente estado de guerra feroz contra una alianza formada por unos sesenta países, incluidos los países más ricos y poderosos del mundo, que llevan bombardeando desde hace más de un año sin los resultados esperados, a pesar de la ayuda de los satélites y la tecnología más avanzada de radares. Así, definir DAASH o el Estado Islámico como organización terrorista, es simplificar el fenómeno, y en lugar de ayudar a entender lo que está pasando en la zona, siembra la confusión. Tampoco podemos entender el presente sin saber lo que ha ocurrido en el pasado. Así, se entiende que podemos ver las múltiples interpretaciones de este fenómeno dependiendo de la ubicación del espectador, y en función del comportamiento confuso y no homogéneo de DAASH, que utiliza el método de la intimidación excesiva y exagerada para lograr sus objetivos. Este análisis está basado en investigaciones de diferentes medios y libros, además de entrevistas realizadas con los militantes de la organización entre febrero y mayo de este año.

Historia de la organización; de un grupo a un Estado

Lo que ahora es el Estado Islámico comenzó como un grupo llamado Jamaat al-Tahwid wa-i-Jihad (JTWJ), fundado en 1999 por Abu Musab al-Zarqawi. Inicialmente se centró en el intento para lograr un cambio de régimen en Jordania, aunque Zarqawi ganó la primera experiencia como yihadista en Afganistán. Él conoció a Osama Bin Laden en 1999 y los dos siempre tuvieron una relación díscola, en parte, en base a las diferencias personales y de clase: Zarqawi era temerario, abrasivo y de un entorno pobre, mientras que Bin Laden era de un fondo rico y no sentía la necesidad de estar siempre en la primera línea. Después de la invasión de Irak en 2003 por Estados Unidos, Zarqawi llegó a ser prominente en la insurgencia contra las fuerzas estadounidenses allí. En particular, era conocido por su ferocidad y la brutalidad personal, así como por sus éxitos en el campo de batalla. Su odio personal hacia los chiíes está bien documentado y sigue siendo una parte integral de la ideología del Estado Islámico. Él los llamó "una secta de la traición, la serpiente al acecho, el astuto y malicioso escorpión". Entre los grandes atentados terroristas de JTWJ está el ataque sobre la sede de la ONU en Bagdad, ocurrido en agosto de 2003 y que mató a 22 personas, incluyendo al representante de la ONU Sergio Vieira de Mello, entonces considerado como el sucesor más probable del Secretario General de la ONU Kofi Annan. En febrero de 2004, el grupo mató a 150 personas en ataques simultáneos en Bagdad y la ciudad santa chií de Karbala durante el festival de Ashura. Zarqawi también era conocido por llevar a cabo personalmente decapitaciones, como las de los rehenes Eugene Armstrong (americano), Jack Hensley (americano) y Kenneth Bigley (británica) en septiembre de 2004. En ese mismo año, JTWJ se convirtió formalmente en una filial de Al Qaeda, después de que Zarqawi realizaba el bay'ah, el juramento de lealtad a Bin Laden. El grupo cambió su nombre por el de Organización de la Yihad en el Campo Base de los Dos Ríos (el Tigris y el Éufrates), conocido más comúnmente como Al-Qaeda en Irak (AQI). Esta organización construye su propia red de partidarios y combatientes durante la insurgencia en Irak. A pesar de que era técnicamente subordinado de Al-Qaeda en el centro, en la práctica AQI era autónomo y capaz de desarrollar su propia marca ultra violenta de la yihad (palabra de la que se han apropiado estos grupos radicales, destruyendo el significado original del Islam).

Esto creó una diferencia generacional entre los yihadistas más alineados con Osama Bin Laden que lucharon en Afganistán y los que lucharon con Zarqawi en Irak, como el actual líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi. En 2006, Zarqawi subsumió varias facciones yihadistas iraquíes menores. La bandera del Majlis al-Shura Muyahidín Bajo el mando de la dirección central de Al-Qaeda, Zarqawi se centró en el desarrollo de la infraestructura necesaria para hacer cumplir la Ley Sharia como Estado. Finalmente, el líder fue abatido por un ataque aéreo de los Estados Unidos en 2006.

En el mismo año, el grupo cambió su nombre por el de Estado Islámico de Irak (ISI), lo que indicaba su intención de centrarse en la conquista del territorio iraquí como un medio de crear una base geográfica para aplicar su lectura de la sharia-estado allí. Dirigido por Abu Ayyub al-Masri, el grupo concentró sus esfuerzos en ganar territorio en la región del desierto de la provincia de Anbar, donde el descontento entre la población sunita era una moneda corriente. Sin embargo, sus intentos brutales para hacer cumplir la Ley Sharia pusieron a la población local contra ellos. Con el apoyo de las fuerzas estadounidenses, las milicias tribales llamados Sahwat al-Anbar (Anbar Despertar), o alternativamente Abna al-Iraq (Hijos de Irak), expulsaron a ISI de Faluya y el resto de Anbar en sangrientos combates. Fundada en 2005, Sahwat al-Anbar apoyó el aumento de tropas estadounidense de 2007 y fueron capaces de derrotar a todos menos ISI. Después de la victoria, muchos de los Sahwat que no se integraron en el ejército iraquí por órdenes del primer ministro chiita Nuri alMaliki, ya se han unido al Estado Islámico. En 2010, Abu Bakr al-Baghdadi se hizo cargo de ISI después de las muertes de al-Masri y del anterior al-Baghdadi. Él fue capaz de reconstruir parte del apoyo popular que se había perdido bajo los dos líderes anteriores del grupo. También comenzó a desarrollar la fuerza de la organización y logró reaparecer en escena con su expansión en la guerra civil de Siria en 2013. Cambió el nombre de la organización a Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS), también conocido por Estado Islámico en Irak y Levante (ISIL). La decisión de Baghdadi para entrar en Siria provocó fricciones con su afiliado oficial de Al-Qaeda en Siria, Jabhat Al-Nusra. Baghdadi intentó apoderarse de Jabhat Al-Nusra, lo que provocó la reprensión del líder de Nusra y mando central de Al-Qaeda. Después de múltiples intentos fallidos de mediación por varios jeques líderes en la comunidad yihadista global, los dos grupos se separaron de forma permanente y entraron en guerra acusándose uno al otro de ser infiel. Aparte de la lucha de poder entre los líderes de ISIS y Nusra, los dos grupos difieren en su metodología. Nusra favorece un enfoque más gradual, está dispuesto a trabajar con otras facciones y tratar de construir un estado islámico más tarde, mientras que ISIS favorece un enfoque más directo, tratando de apoderarse de territorio, construir un Estado donde hacer cumplir la Sharia sea un objetivo inmediato, bajo una propia bandera.

 Sobre el autor… Rachid El Younoussi es un periodista marroquí, nacido en 1973 y residente en Catalunya desde 2001. Su experiencia en medios alternativos y locales, y sus conocimientos especializados en filosofía e historia le permitieron obtener un extenso bagaje sobre los temas que afectan al Oriente Medio y a la cultura árabe en general. En su día a día, Rachid El Younoussi participa de manera frecuente en eventos de activismo social, junto a entidades como “Terrassa Respon”. A nivel profesional, ha colaborado en distintas publicaciones como La Torre del Palau o El Diari del Vallès, y actualmente ejerce de director de este nuevo medio, InfoTalQual, que pretende ser un altavoz de expresión de todos los colectivos y que sirva para comprender un poco más la realidad que nos rodea. En el próximo número, el segundo capítulo de esta sección tratará de analizar las manos ocultas detrás de la organización-Estado y los motivos de su éxito en el siglo XXI.

Valora este artículo
(4 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios
© InfoTalQual.com - Derechos Reservados