Las familias de cientos de civiles secuestrados por el Estado Islámico y detenidos en sus famosas cárceles han instado a las facciones militares que expulsaron al grupo de Raqqa, su capital de facto, para ayudarlos a encontrar a sus seres queridos.
La Red Siria de Derechos Humanos (SNHR) ha documentado los nombres de 8,119 personas que siguen desaparecidas, incluidos 286 niños y más de 300 mujeres. Isis operaba al menos en 54 centros de detención en el apogeo de su poder, con muchas más cárceles y celdas secretas, según el grupo de derechos.
Publicado en Oriente Medio