Miércoles, 28 Febrero 2018 08:56

A pesar de las cinco horas de tregua, en Guta siguen los ataques y no entra la ayuda humanitaria Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Aunque el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas haya aprobado una resolución de alto el fuego durante 30 días, los bombardeos han continuado en Guta. En los últimos días, previos a la reunión del Consejo de Seguridad, el enclave de Guta, donde viven alrededor de 400.000 civiles, ha sufrido intensos bombardeos. Más de 500 personas han perdido la vida, y más de mil personas han resultado heridas.

A pesar de que la nueva resolución había sido aceptada también por Rusia, el pasado lunes murieron 11 personas a consecuencia del bombardeo de los aviones rusos sobre Duma; todas las victimas formaban parte de una sola familia. A través de mensajes enviados por teléfono en condiciones de conexión muy deficientes, Shams Alkhateeb explicaba el lunes que no vivió ningún cambio después del alto el fuego: “hoy es el segundo día tras el alto el fuego, pero los aviones siguen sobrevolándonos, aquí no hay ningún alto el fuego. Siguen los bombardeos. La situación es igual que antes y los aviones atacan varias áreas.” A primera hora de la mañana del martes, añadía, vivieron horas de poca calma, pero más tarde regresaron los aviones. “No hay ningún lugar seguro.” Cuenta que, además del miedo constante, sus hijas Noor de 11 años y Alaa de 8 afrontan una situación límite en cada momento: “cuesta hacer pan, todo es carísimo, no hay comida”. El frio y la falta de electricidad, de alimentos y de medicinas empeoran la situación de su familia.

La zona está sitiada desde hace años, y desde que se declaró el martes la tregua humanitaria de cinco horas, la ayuda todavía no ha llegado a la gente. Tampoco han sido evacuados los heridos. El periodista de Guta Qusay Noor explica en otro mensaje que “las explosiones no han cesado”. Aclara que la gente sigue viviendo en refugios sin agua, comida o electricidad.

 

Shams cuenta que sus hijas viven siempre junto a ella, en una pequeña habitación, bajo mantas y atemorizadas por el sonido de las explosiones. “No hay un refugio en nuestro edificio, estamos escondidas en casa y hay aviones sobrevolando. Mis hijas están a mi lado siempre. Tienen miedo al sonido de los aviones”. “Hoy ha sido un día de cese del fuego, pero los aviones no han abandonado el cielo de Guta” enviaba en un mensaje en la noche del martes. “He contado más de diez bombas que han caído en mi área”. Desconfía de que las cinco horas pactadas de pausa humanitaria le permitan poder salir de su refugio.

 Hospitales bombardeados

 En los últimos días, 26 puntos médicos han sido atacados, “algunos han sido bombardeados dos veces. Siete hospitales han sido destrozados completamente y más de seis médicos han fallecido tras los ataques”, declara el médico Ahmad Al Dbis de la organización UOSSM.

Lo que ocurre en Guta ahora repite la situación de Alepo en 2016 cuando los hospitales se habían vuelto un blanco de guerra. Desde el inicio del conflicto, se ha librado una guerra contra los hospitales y contra los médicos que trataban a los heridos en las zonas de la oposición.

“Los servicios de emergencia son escasos, bajo mínimos. Además, la gente vive en los refugios. Los enfermos temen acudir a un centro médico porque les da miedo que allí se junte gente y se conviertan en consecuencia en un blanco de guerra” sigue el médico. Para los civiles, ante los repetidos ataques a hospitales en otras zonas rebeldes y en Guta, un hospital se puede convertir en el lugar más peligroso al que acudir. Ante la situación limite de la gente, el médico se pregunta por las condiciones de la pausa humanitaria: “¿Cinco horas de tregua humanitaria es alto el fuego para los civiles? Como si dijeras “vives cinco horas y te bombardeo luego”.

En Guta, los principales grupos armados son la milicia islamista Faylaq al –Rahman que tiene vinculación con el Ejército Sirio Libre, Jeish el Islam, Ahrar al-Sham y los yihadistas de la milicia Hayat Tahir al-Sham (filial de Al Qaeda en Siria).

Rusia y el régimen de Bashar al Asad afirman atacar a los yihadistas del grupo Hayat Tahrir al Sham.

Pero en Guta, los residentes en la zona y las organizaciones humanitarias  afirman que las victimas son los civiles. 576 personas han fallecido en los últimos días y la gente vive en refugios, aterrorizada por los bombardeos, sin ningún lugar seguro adonde ir.

 

 

 

 

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios