Lunes, 17 Julio 2017 17:50

Cinco mujeres europeas detenidas por colaborar con ISIS Destacado

Escrito por  PAU AGUILERA para @infoTalQual
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Las detenidas son de nacionalidad alemana. Se encontraban junto a otras 15 mujeres en un túnel subterráneo. Tenían armas y explosivos.

 Gracias a la contraofensiva de las fuerzas del Ejército iraquí apoyadas por milicias chiitas y los bombardeos de la coalición internacional, la ciudad de Mosul quedó totalmente destruida, y también  liberada la semana pasada de los militantes  de ISIS. Pero a pesar de esta “reconquista” aún se encuentran sorpresas. Además de los ataques diarios en la ciudad vieja de Mosul,  el pasado 15 de julio en uno de los últimos rastreos se halló un disimulado túnel bajo el casco antiguo de la ciudad donde se encontraban 20 mujeres de distintas nacionalidades que combatían junto a los yihadistas.

El grupo de mujeres con vínculos directos al grupo terrorista estaba compuesto por cinco alemanes, dos canadienses, tres mujeres rusas, una chechena y seis sirianas, según detalló Al Araji.

El túnel secreto fue descubierto debajo del barrio de Quleiat, escenario de los últimos enfrentamientos tras la liberación. “Las mujeres tenían armas y cinturones de explosivos con el objetivo de atacar a tropas iraquíes. “Todas fueron detenidas” tal y como explicó Haidar al-Araji, oficial de las unidades antiterroristas.

Un número importante adolescentes y jóvenes europeos se unieron al ISIS entre 2013 y 2015, los años en que la agrupación extremista demostraba tener éxito en la conquista de territorio. A muchas de las mujeres se las convirtió en esposas de jefes yihadistas, y a otras las entrenaron como combatientes o atacantes suicidas.

Se cree que un número importante de “colaboradores” están retornando últimamente a sus países de origen. Para los servicios de Inteligencia occidentales implica un serio problema ya que deben ser considerados como una amenaza real por su entrenamiento militar y manejo de explosivos.

Pero en Mosul continúa el rastrillaje de las fuerzas especiales para eliminar los últimos focos de resistencia de los fundamentalistas, que se ocultan en sótanos o túneles. La guerra aun no ha terminado 

Aún así sigue habiendo combates esporádicos cuando los comandos iraquíes se encuentran con un grupo de yihadistas. Algunos extremistas, al ver que son superados en número, huyen a través del río Tigris.

 Pese a esta situación, los habitantes de Mosul vuelven paulatinamente a las zonas liberadas. Pero las ruinas muestran como la mayor parte de la infraestructura fue arrasada por los bombardeos y los combates.“Mi casa quedó pulverizada. La mitad de mi barrio quedó destruido. Si vuelvo será para vivir en la calle”, lamenta Yasin Najem, un hombre de 50 años instalado desde hace nueve meses con sus tres hijos en un campo de desplazados en el este de Mosul. “¿Adónde ir? No tenemos casa, no tenemos cosas, no tenemos con qué pagar un alquiler ¿Cómo vamos a volver?”, se queja Saadala, de 69 años.

Melany Markham, vocera del Consejo Noruego para los Refugiados (CNR), explica que “es probable que miles de personas sigan desplazadas durante meses”. “Ellos no quieren permanecer en los campos, pero donde vivían no les queda nada. No hay agua corriente, ni electricidad, ni comida, ni colegios, ni hospitales y según nos dicen sus casas quedaron arrasadas”, señala.

Arnaud Quemin, director interino de la ONG estadounidense Mercy Corps’ para Irak, asegura que “será un proceso muy largo porque son cifras absolutamente sin parangón con otras crisis del mismo tipo”.

Mosul cayó bajo el control de los yihadistas a mediados de 2014, en una ofensiva relámpago con la que la milicia conquistó amplias regiones de Irak y Siria.

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios