Miércoles, 08 Febrero 2017 13:27

Entrevista al fotografo sirio Maher Al Ali que huyó del ejercito “cuando Assad se vaya, regresaremos a Siria” Destacado

Escrito por  Gaziantep, Turquía. Corina Tulbure, @infotalqual
Valora este artículo
(3 votos)
Entrevista al fotografo sirio Maher Al Ali que huyó del ejercito  “cuando Assad se vaya, regresaremos a Siria” Corina TalQualMedia

 InfoTalQual entrevista a Maher Al Ali  que le obligaron a alistarse al ejército del régimen sirio. Consiguió escaparse y huir de Siria, pero los meses vividos en el frente le persiguen, aunque en Turquía pelea por iniciar una nueva vida.

Llevas un año en Turquía, ¿cómo has llegado al país?

 Para llegar aquí, he cruzado la frontera de forma ilegal, éramos entre diez y veinte personas, cargué sobre mí al bebé de una mujer que no conocía. Caminamos durante muchos días y sentí mucho miedo por culpa del ejercito turco, hay casos en que disparan e incluso te pueden herir para obligarte a dar la vuelta. Cuando intentábamos cruzar la frontera, había un hombre mayor con su hija que se paró en el medio del camino, porque ya no podía dar un paso más. Entonces el traficante lo dejo allí con su hija. Yo estaba con ellos, no sabía qué hacer, si abandonar al viejo en el barro, con su hija llorando. El traficante nos dijo que no íbamos a conseguir pasar si el hombre seguía con nosotros. Me quedé con ellos. El traficante y los demás se fueron y nos dejaron en un territorio en el que no sabíamos por dónde continuar avanzando. Cuando el viejo descasó, empecé a empujarlo, estábamos en la montaña y seguía las huellas de la gente en el barro para no perder la ruta. En medio del camino me dijo:  “hijo, coge a mi hija, te puedes casar con ella. Yo soy mayor, he perdido todo y ya no puedo seguir adelante”. No le hice caso y lo obligué a seguir caminando hasta que conseguimos salir. Ahora está aquí, en Gaziantep. Pero nadie debería dejar a una persona pasar por esta situación, y, sin embargo, es la única manera de llegar aquí.

 ¿Cuál es tu situación legal y laboral ahora?

 Sueño con conseguir el visado para irme a Europa, de hecho estoy en ello. Aquí sólo estoy esperando, no tengo nada que hacer. En Turquía, cuando te dan el permiso de protección internacional, solo puedes residir y trabajar en una zona, en una ciudad. Cada vez que te mueves debes solicitarlo otra vez, pero no te lo suelen conceder, no te dan documentos nuevos. Dos veces he perdido mi trabajo por no poder trasladarme a otra ciudad.

  En Siria dices que has desertado del ejercito del régimen sirio…

 En 2014 me cogieron y me mandaron a Deir er Zor a luchar contra el ISIS en el ejercito del régimen sirio. Si dices que no quieres ir al ejercito, te detienen. En mi zona y en aquel momento no quedaba gente del Ejercito Sirio Libre para poder huir allí. Sólo estaba el ejercito del régimen y el ISIS. Dentro del ejercito del régimen, los generales eran los únicos que tenían comida. De hecho, ellos vendían nuestra comida a los civiles de Deir er Zor. Venden comida y azúcar a precios muy altos, incluso a los soldados. Juntábamos un sueldo para comprar algo de azúcar. Nos pagaban el sueldo e inmediatamente  el sueldo regresaba a ellos. Robaban muchas cosas de las casas de los civiles, metían los muebles en el avión y se los llevaban fuera de Deir er Zor. Comías una patata al día, con un poco de pan, estas eran las condiciones en el ejercito. No había ni comida, ni medicinas, no había nada, solo el desierto y el ISIS, y tenías que luchar, porque era tu vida la que estaba en juego. He visto a muchos de mis amigos heridos o asesinados por el ISIS. Tenía mucho miedo al ISIS, me podían matar en cualquier momento. Y también temía que el ejercito del régimen me mandara a la ciudad, a atacar a los civiles. Me hubiera negado y me habrían detenido. Traté de salir muchas veces del ejército y sólo lo he conseguido pagando mucho dinero, 3 millones de liras, el equivalente a unos 7 000 euros. Por este precio me dieron permiso para irme a mi ciudad durante siete días. Y huí a casa, después de lo cual escapé  a Idlib.

 Mas entrevistas Sirin Adlbi Sibai: El silencio ante el genocidio sirio tendrá consecuencias a nivel mundial

 ¿Cuál era la situación dentro del ejercito?

 Hay quien se lesiona a sí mismo en el ejercito para ser trasladado al hospital o a casa, para conseguir escaparse. Allí en Deir er Zor hubo casos de suicidios. Te vuelves loco,  el ISIS enfrente de nosotros matándonos, mientras los oficiales descansan. Yo he llegado a partirle una pierna a un amigo con un palo para que pudiera escaparse, irse a casa. Cuando quedó herido lo trasladaron al hospital de Damasco, luego consiguió huir a la zona rebelde. Ahora, cuando hablamos, me da las gracias. Y le pedí a un amigo que me rompiera la mano, intentó golpearme con una piedra, pero no lo consiguió. Otros amigos me han pedido que les dispare, tener una herida de bala en tu mano es mucho mejor que morirte y era la única manera de salir del ejército del régimen. Yo he tenido dinero para salir, pero mucha gente no tiene ese dinero. Cuando moría uno de nosotros, cogíamos su ropa para llevárnosla, no teníamos ropa, nos mandaban a luchar sin nada. Durante meses vivimos en aquella oscuridad, sin esperanza, creo que nos volvimos unos robots… sigues durmiendo y comiendo, incluso si tu mejor amigo ha muerto a tu lado. No queda nada, no hay sentimientos. Hemos perdido nuestras almas.

En Idlib te detuvieron, ¿por qué?

En Idlib me recluyeron en la cárcel de Al Nusra, me retuvieron en la cárcel dos meses, me amenazaron. Cuando investigaron sobre mi familia, se dieron cuenta de que nosotros estábamos contra el régimen, así que me soltaron. Para cruzar de las áreas del régimen sirio a las zonas de la oposición tuve que pagar 2500 euros a un traficante. Mi padre vendió una pequeña tienda que tenía y me dio el dinero para pagar al traficante.

 Estás solicitando una beca en Europa. ¿Qué planes tienes allí?

 De hecho quiero regresar a Siria, pero por ahora no puedo, el régimen me puede detener. Si siguen en el poder, meterán a más gente en las cárceles; creo que no hay paz posible con Assad.

Si consigo llegar a Europa, quiero estudiar fotografía. Y en el futuro me gustaría abrir una residencia para personas mayores, me gustan. Y enviar algo de dinero a mi familia que sigue en Siria. Odio la guerra, hace meses que padezco pesadillas, por la noche me despierto soñando que estoy en el ejército o en la cárcel.

¿Qué piensas en relación con la situación de las personas refugiadas en Europa?

 Creo que soy un rechazado en Europa ya antes de haber llegado. Cuando Assad se vaya, regresaremos a Siria, nosotros amamos nuestro país. Tendré también que trabajar y devolver el dinero que he pedido prestado para poder irme de Siria.

 

Inicia sesión para enviar comentarios

BARCELONA

El hospital clínic de Barcelona quita de la lista de espera de trasplante, a un paciente por falta de permiso de residencia

El hospital clínic de Barcelona quita de la lista de espera de trasplante, a un paciente por falta de permiso de residencia

Un hombre padece desde hace 17 años de riñón y páncreas. Desde febrero va al Hospital Clínic de Barcelona para la preparación (pruebas y análisis) de un trasplante de riñón. Al paciente se le confirmó en marzo que está en lista de espera, y se le notifica que el trasplante se llevaría a cabo en diciembre. A finales de junio, pero, el Coordinador de Trasplantes del centro médico les avisa que ya no están a la lista de espera por falta de permisos.

Gava: heridos dos policías con arma larga

Un hombre armado con una arma larga que parece AK47 ha disparado de forma indiscriminada en los exteriores del tanatorio de Gavà. La policía ha detenido al asaltante a las 16.58 Según fuentes que estaban cerca de los hechos, el asaltante, llevaba barba e iba vestido con una camisa de cuadros, y ha huido con un Alfa Romeo 156 de color verde con la matrícula B6675VX y que habría sido encontrado en Canyelles. El Grupo de Intervención Especial de los Mossos d’Esquadra está rastreando la zona acompañado por un helicóptero desde el aire.

Sant Feliu se echa a la calle en contra de la islamofobia.

Entidades y colectivos del municipio se unen en la plataforma "Sant Feliu por la convivencia y contra el racismo", para plantar cara a una campaña dirigida desde la ultraderechista Democracia Nacional, que se opone al traslado de un centro de culto musulmán. El pasado 29 de Junio tuvo lugar una concentración con motivo de la presentación en el pleno municipal del manifiesto de la plataforma y una moción al respecto, donde los grupos municipales dieron apoyo al texto por unanimidad, excepto el Partido Popular.

La sociedad civil se organiza para combatir las amenazas del radicalismo

La asociación cultural Darna, fundada hace 3 meses y CISEG, la Comunidad de Inteligencia y Seguridad Global, han firmado un convenio este jueves 29 de junio de 2017 por la tarde. La pretensión de esta afiliación es la de unir a los profesionales del campo de la inteligencia social  y agentes civiles para hacer frente a las amenazas de radicalismo