Cuando estalló el levantamiento pacífico contra el presidente Bashar al Asad en 2011, que condujo a la brutal guerra civil de Siria, Khaled* era un manifestante pacífico. Mucho cambió desde entonces.

Siria lleva en guerra siete largos años. El gobierno de al Asad se enfrenta a grupos rebeldes y yihadistas del autodenominado Estado Islámico, y múltiples países se han involucrado en el conflicto de manera directa o indirecta.

Esta es la historia de cómo un manifestante pacífico se vio envuelto en esa espiral de violencia… y acabó convirtiéndose en un asesino.