Martes, 06 Febrero 2018 12:49

El único superviviente del atentado de Paris, Salah Abdeslam se niega a responder a las preguntas del juez Destacado

Escrito por Núria Vilà Barcelona
Valora este artículo
(1 Voto)

 El único yihadista superviviente de la célula que atentó en París en noviembre de 2015 se enfrenta a la justicia por un tiroteo en Bruselas sin ofrecer ninguna colaboración

 El ciudadano francés de 28 años Salah Abdeslam comparecía este lunes ante el Tribunal Correccional de Bruselas para rendir cuentas sobre su implicación en un tiroteo con la policía belga y francesa en marzo de 2016 en Bruselas. Sin embargo, el que durante meses fue el hombre más buscado de Bélgica no ha querido ofrecer muchas explicaciones sobre su implicación en las actividades delictivas. Su silencio, no obstante, no ha sorprendido a muchos. Es el mismo comportamiento que conserva desde que fue detenido pocos días antes de los atentados de Bruselas. El dispositivo de seguridad, dentro y fuera de la sala, ha sido gigantesco.

“No deseo responder a ninguna pregunta”, sentenciaba el joven franco-marroquí, que durante la comparecencia mantuvo una actitud desafiante. “Me han pedido que venga, lo he hecho. "Mi silencio no me convierte en un criminal, es mi defensa”, alegaba Abdeslam, criado en el barrio belga de Molenbeek y encarcelado en Francia, que lucía una densa barba y pelo largo y engominado. Durante el juicio, el joven ha rechazado que le tomasen fotos o vídeos.

Abdeslam, pese a negarse a responder las preguntas de la justicia, sí ha tenido un mensaje para la audiencia de un juicio que continuará este jueves: “Los musulmanes son juzgados y tratados de la peor manera, sin piedad. Juzgadme. Haced lo que queráis conmigo. No les tengo miedo. Mi confianza está en Alá y eso es todo”, ha sentenciado sin abandonar el tono desafiante.

 Pero más allá del acontecimiento sucedido en Bruselas, los focos sobre Abdeslam se han encendido por ser el único superviviente y presunto integrante de la célula que perpetró los atentados en París en noviembre de 2015, y que causaron la muerte a más de 120 personas. Tras la masacre que dejó a Europa estupefacta, Abdeslam huyó de la justicia, escondiéndose en un piso en los suburbios de Bruselas hasta que la policía lo descubrió en una redada. Mientras empieza ahora este juicio, Abdeslam espera todavía ser juzgado en Francia acusado de asesinato vinculado a una organización terrorista. 

Inicia sesión para enviar comentarios