Jueves, 20 Julio 2017 12:38

Informe: Los terroristas europeos de ISIS quieren ser enviados a prisión para crear "universidades jihadistas" . El 73% de los atacantes en Occidente son europeos Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)
  • Los reclutadores dicen estar interesados ​​en que los extremistas sean encarcelados para crear un nuevo movimiento
  • Hay temores de que ISIS podría salir de las cenizas bajo un nuevo nombre cuando muera
  • Dos estudios apuntan a que la amenaza de origen nacional es mayor que la amenaza extranjera
  • De 51 ataques jihadistas en Europa y EE.UU. desde 2014, el 73 por ciento fueron cosechados 

Con ISIS a punto de ser expulsados ​​de Irak y Siria , los expertos sugieren que los militantes que regresan a Occidente podrían querer ser enviados a prisión donde puedan establecer lo que se está describiendo como universidades yihadistas para desencadenar un nuevo movimiento.

También se prevé que el Estado islámico podría volver a emerger de las cenizas bajo un nuevo nombre y con un nuevo ejército de jihadistas lavados el cerebro una vez que el grupo sea efectivamente destruido en el Medio Oriente. 

Después de 51 ataques jihadistas en Europa y Estados Unidos en los últimos tres años, dos estudios separados han reportado que tres cuartas partes de los terroristas fueron cosechados.

Ambos señalaron un cambio en el movimiento del Estado islámico, con menos énfasis en el combate extranjero y más preocupación por los extremistas que atacan a sus propios países y su propia gente.

 

Una foto tomada el 9 de julio de 2017, muestra una vista general de la destrucción en la ciudad vieja de Mosul.  Irak anunciará de manera inminente una victoria final en la ofensiva de casi nueve meses para recuperar a Mosul de los yihadistas, dijo un general estadounidense el sábado, cuando estallaron las celebraciones entre las fuerzas policiales de la ciudad
 

Una foto tomada el 9 de julio de 2017 muestra una visión general de la destrucción en la Ciudad Vieja de Mosul.

En un informe de política de seguridad publicado por el Instituto Real para las Relaciones Internacionales, Thomas Renard  afirma que el jihadi moderno en Eutope es de cosecha propia, sin líderes y virtual. 

Renard dijo: "Es probable que los repatriados desempeñen un papel clave en el reclutamiento y entrenamiento de la próxima ola jihadista. 

"Por lo tanto, es imperativo supervisarlos muy de cerca, y tratar de limitar su influencia en la medida de lo posible. 

"Ese trabajo empieza imperativamente en prisión, donde varios de ellos ya están detenidos o se dirigen en esa dirección

Las prisiones siempre han sido una incubadora de la radicalización y la violencia, pero hay muchas indicaciones de que el problema está creciendo desproporcionado. 

Khuram Butt, de 27 años, ciudadano británico que mató a personas inocentes en Londres

Khuram Butt, de 27 años, ciudadano británico que mató a personas inocentes en Londres

"Algunos reclutadores parecen ver la cárcel como universidades yihadistas, mientras que los programas centrados en la contra-radicalización, la deradicalización o la desvinculación permanecen subdesarrollados en la cárcel".  

Dijo que la posición de debilitamiento constante del grupo terrorista en las antiguas fortalezas como Mosul y Raqqa, causa un número creciente de militantes que buscan darle la espalda a ISIS.

Renard encontró que algunos combatientes ahora estarían buscando la redención y la reintegración en la sociedad en sus patrias, pero predijo que muchos volverían a caer en extremismo violento años más tarde.

Las luchas en Siria han perdido su atractivo con un número masivo de altos cargos ISIS asesinados por las fuerzas aliadas y el grupo terrorista perdió su control sobre los territorios. En cambio, los militantes están volviendo su atención hacia Occidente. 

 

Ahora, los funcionarios de seguridad confiesan que lo que más les preocupa son los radicales de origen local no identificados, que pueden  iniciar una matanza con un arma cotidiana, como un cuchillo o un automóvil, o incluso explosivos caseros, como en Bruselas. Lo mismo podría decirse de los tres ataques terroristas  en el Reino Unido este año. 

El 22 de marzo, Khalid Masood mató a cinco personas cuando arrasó con un coche de alquiler a peatones en el puente de Westminster antes de lanzar un ataque de cuchillo en la capital. 

Un poco más de dos meses, el 3 de junio, un ataque similar contra el puente de Londres mató a ocho víctimas cuando Khuram Butt, Rachid Redouane y Youssef Zaghba utilizaron una furgoneta y cuchillos para matar a la gente en Borough Market. 

Salman Abedi atacó el concierto de  Manchester Arena usando una bomba casera que mató a 22 aficionados de Ariana el 22 de mayo.  Cientos más resultaron heridos y todos los atacantes aparte de Zaghba eran ciudadanos británicos. 

El 73 por ciento de los terroristas que atacaron en Occidente  desde junio de 2014, son ciudadanos europeos de tercera o cuarta generación 

Salman Abedi, el atacante del Manchester Arena
  • Salman Abedi, el atacante del Manchester Arena

Otro 14 por ciento eran residentes legales o visitantes legítimos de países vecinos,  y el 5 por ciento eran refugiados o solicitantes de asilo en el momento del ataque, según un informe publicado por La Haya

Sólo el seis por ciento residía ilegalmente en el país en el momento del ataque.

De los 51 ataques, 17 estuvieron en Francia, 16 en EE. UU., Cuatro en el Reino Unido, tres en Bélgica y Canadá y uno en Dinamarca y Suecia. 

El número de muertos asciende a 395 en total con 1.549 lesiones, lo que significa que el promedio de muertes por ataque es 7.7 y la edad promedio de un atacante es de 27.3. 

Una gran proporción de los muertos fueron en Francia - 239 - debido principalmente a los 130 que murieron en los ataques de París en noviembre de 2015.

Lo que se ha convertido en una tendencia reciente son las autoridades que admiten retrospectivamente que los atacantes estaban en su radar. 

Al menos el 57 por ciento tenía antecedentes penales y el 17 por ciento de los atacantes eran convertidos al Islam. 

Los grupos yihadistas, y casi siempre ISIS, reclamaron el 38 por ciento de los ataques,  el 42 por ciento de los atacantes tenían una clara conexión operacional con el Estado islámico, según Fear Your Thy Neighbor: Radicalization and Jihadist Attacks En el Oeste 

El informe fue publicado conjuntamente por el Programa de Extremismo de la Universidad George Washington, el Instituto Italiano de Estudios Políticos Internacionales (ISPI) y el Centro Internacional de Lucha contra el Terrorismo - La Haya (ICCT).

También encontró que el 63 por ciento de los atacantes prometieron lealtad a  Estado islámico, durante o antes del ataque.

El académico estadounidense Brian Jenkins dijo que hasta hace poco, los jóvenes querían formar parte de un grupo jihadista que les ordenaba matar. 

Pero ahora, tratan de matar para formar parte de la yihad, incluso si eso significa que se matan a sí mismos.

 

Inicia sesión para enviar comentarios