Martes, 11 Julio 2017 11:25

Casi 20.000 yihadistas chinos se instalan en Siria, con armas y familias Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Un reportero de Al Aan TV, medio con sede en Dubai, transmitió recientemente una historia encubierta en la provincia de Idlib -el bastión de la oposición "rebelde" sirio apoyado por los EE.UU. y otros gobiernos occidentales - y sitio del reciente ataque químico que provocó ataques directos de misiles estadounidenses contra el Ejército Árabe Sirio.

Mientras que el informe confirmó que al-Qaeda domina Idlib, hubo otra revelación inesperada: la presencia de grandes colonias yihaditas de procedencia china llamados uyghur. El informe estimaba que había de 10.000 a 20.000 uyghures chinos que vivían en Siria, especialmente concentrados en Zanbaq y Jisr al Shughour.

En octubre de 2012, el General de División Jin Yinan de la Universidad de Defensa Nacional del Ejército de Liberación del Pueblo, reveló que los militantes chinos pertenecientes al Movimiento Islámico del Turkestán Oriental se unieron a los rebeldes anti-gobierno en Siria. Hechos que sucedieron con el entonces portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Hong Lei, que publicó una severa advertencia de que estos militantes "dañan gravemente la seguridad nacional de China", así como la paz regional y la estabilidad.

Sin embargo, algunos años más tarde, este tema fue brevemente subrayado por un escándalo con respecto a que Turquía emitiera pasaportes falsos para promover la emigración uigur de China para la yihad siria. En julio de 2015, cuando China pidió a Tailandia que repatriará a un grupo de refugiados uyghures, la violencia antichina estalló en Turquía.

Pekín se apresuró a reprender a Ankara, con Tong Bishan del Ministerio de Seguridad Pública acusando a las embajadas turcas en el Sudeste Asiático de proporcionar a los chinos Uyghurs "prueba de identidad" para viajar a Turquía, donde fueron vendidos por US $2.000 por persona a grupos extremistas. Reuters más tarde entrevistó a algunos refugiados uyghures que confirmaron que la Embajada turca en Malasia les había entregado documentos de identificación.

Alrededor de este tiempo, también comenzaron a circular informes que confirmaban que las familias Uyghur estaban siendo transportadas desde Turquía a asentamientos en la ciudad fronteriza siria de Zanbaq, bajo la atenta mirada de la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MiT). Según Anthony Davis, analista de seguridad de IHS Jane, el batallón sirio de TIP y sus familias habían viajado por el sudeste asiático, cruzado la frontera desde Turquía y se habían trasladado a aldeas cristianas y chiítas abandonadas en el noroeste de Siria. Las estimaciones conservadoras en 2015 pusieron el número de llegadas de refugiados uigures en Turquía entre 5.000-6.000, y Davis evaluó que varios miles se habían trasladado a los nuevos asentamientos de Uyghur chinos repletos de escuelas y campos de entrenamiento.

El Long War Journal también ha documentado los campos de entrenamiento de Uyghur, incluyendo los campos considerados de "cachorros" jihadistas, y la creciente prominencia del TIP entre la oposición siria, especialmente el uso de los suicidas en Idlib, Aleppo y Hama. En 2015, el TIP y el Frente al-Nusra fueron decisivos en la captura de Idlib y la base aérea de Abu Duhur de las fuerzas del gobierno sirio, consolidando así la provincia como el pilar de la oposición siria.

Ahora, un informe de inteligencia israelí ha confirmado que hay alrededor de 5.000 militantes uigures chinos que luchan en las filas del TIP, Ahrar al Sham, la siempre cambiante Al Qaeda (con otros nombres como Al Nusra, Jabhat Fatah al Sham y ahora Hayat Tahrir al-Sham (HTS) e ISIS. Como los militantes han traído a sus esposas e hijos a establecerse en las aldeas sirias, los combatientes están más decididos a defender la zona.

 

Armamento provinente de EE.UU.

Además los militantes uigures se ven reforzados por el tácito apoyo de Estados Unidos debido a su mezcla con la oposición "rebelde" en Idlib. A pesar de la ley bipartidista Stop Arming Terrorists Act (SATA), que persigue el objetivo de prevenir el uso de dólares de los impuestos de EE.UU. para financiar grupos terroristas en Siria.

Sin embargo, el informe de Jenan Moussa para Al Aan TV revela que Al-Qaeda está en control de Idlib. De los 38 puestos de control en esa provincia, 27 pertenecen a al-Qaeda y sus aliados (el Partido Islámico de Turkistán y Jaish al Fatah), 9 pertenecen a Ahrar al Sham, y sólo dos pertenecen al llamado Ejército Libre Sirio.

Por lo tanto, no es de extrañar que el TIP ha estado adquiriendo armamentos avanzados de los Estados Unidos, como misiles TOW antitanques, drones y quizás misiles tierra-aire para mejorar sus capacidades de combate. Dado que los militantes de TIP y de al-Nusra con sede en Siria ya han planeado y ejecutado ataques contra los intereses de China en el extranjero, como el ataque de agosto de 2016 contra la embajada china en Kirguistán, se trata de una amenaza creciente para Pekín.

 

 

 

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios